CARPINTERIA ALUMINIO

DSC00799DSC00546

Las ventanas de aluminio son cada vez más utilizadas debido a las ventajas y beneficios de este material.

Buena calidad y un buen aislante térmico y acústico.

  • ¿Qué es la rotura con puente térmico?

El aluminio es un gran conductor de la electricidad y del calor. Esta propiedad nos afecta, ya que no queremos que nuestro calor escape por las ventanas de aluminio de nuestra casa. Para ello, existen las ventanas de aluminio con rotura de puente térmico, es una membrana de material no conductor (poliamida) que hace que la cara interior y la exterior no tengan contacto entre sí. Y así solucionamos este inconveniente, reduciendo las transmisiones térmicas y acústicas a través de la carpintería.

Desde hace varias décadas que el aluminio se utiliza para la colocación de ventanas debido a las mejoras tecnológicas que permiten que tenga muchos de los beneficios del PVC y otros puntos a favor propios. Si tenemos en cuenta las calidades de aluminio que existen en el mercado, vemos claramente como el perfil de aluminio con rotura de puente térmico se diferencia del aluminio de toda la vida en :

El ahorro de energía. El objetivo es reducir la emisión de CO2.

El perfil de aluminio con rotura de puente térmico reduce el efecto de condensación (gotas de agua en el marco) que se daba en el fuerte contraste de temperaturas.

Estéticamente hablando, es un material muy atractivo, además tiene una gran variedad de diseños que se adapta fácilmente a cualquier tipo de ventana, lo que permite que sea utilizado en viviendas, comercios e industrias de todo tipo.

El aluminio posee un recubrimiento natural protector de óxido.

Si se desea, el aluminio puede ser lacado en cualquier color, dándole así un toque personal y diferente y nos permite jugar con el color del resto de la casa o comercio.
Otro punto a destacar es su resistencia. El aluminio pese a ser  un material ligero, posee una gran resistencia que evita que se doble o tuerza debido a efectos climáticos como la humedad o el calor.

Es un material fácilmente manejable, se le puede dar forma curva, forma de arco, o elipse, lo que permite una mayor flexibilidad en el diseño de la ventana.

Su limpieza, es tan sencilla como pasar un trapo húmedo sobre él y así eliminaremos cualquier rastro de suciedad.